Con entusiasta participación finalizó la Escuela de Verano 2012

Image preview

Alumnos en clases

Image preview

Grupo Computación I

Image preview

Grupo Computación II


Compartir

 

En la ceremonia de cierre fueron distinguidos los alumnos de los cursos de Computación I y II, todos estudiantes de enseñanza media que recibieron formación relativa a las bases científicas de esta disciplina.

 

Con la participación de los alumnos y sus apoderados, el pasado jueves 26 de enero en el auditorio del Departamento de Ciencias de la Computación (DCC) se realizó la ceremonia de finalización de los cursos de Computación I y II de la Escuela de Verano, dictados por el profesor del DCC Juan Álvarez.

 

La Escuela de Verano es un programa académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) de la Universidad de Chile dirigido a estudiantes de enseñanza media que tiene como objetivo brindar educación a estudiantes interesados en ir más allá de los contenidos tradicionales que aprenden en el colegio, en un ambiente universitario, siendo también una instancia de orientación para la futura elección de una carrera de educación superior. 

 

En el caso de los cursos de Computación I y II, ambos impartidos en el DCC, estos buscan acercar a los estudiantes a la informática a través del desarrollo del razonamiento algorítmicos, como aspecto fundamental en el ámbito de la Ingeniería. Se busca que los alumnos sean capaces de resolver problemas utilizando los principios, técnicas y métodos de la Ciencia de la Computación. Asimismo, la aprobación de ambos cursos permite reconocer la asignatura de Computación I del primer semestre del Plan Común de la FCFM. De hecho, en los últimos 3 años una decena de alumnos han utilizado esta posibilidad que les ha permitido avanzar en el Plan Común y acercarse más rápidamente a la especialidad de Computación.

 

Durante enero del 2012 quince alumnos del curso de Computación I y seis del curso de Computación II concluyeron exitosamente el desafío. Según destacó el profesor Álvarez para esta reciente versión hubo una disminución de las vacantes en comparación con otros años, a causa de del término de semestre de los estudiantes regulares de la Facultad, postergado por su activa participación en el Movimiento Estudiantil de 2011. “Pero no quisimos sacrificar la Escuela de Verano. Sacrificamos las vacantes para poder realizar los cursos en el DCC y la consecuencia positiva fue que a todos les fue muy bien, porque le dimos una atención mucho más personalizada”, explicó el profesor.

 

Durante la ceremonia de cierre, el profesor Álvarez destacó que en estos cursos los alumnos aprenden habilidades muy distintas a las que aprenden en el colegio: “Reciben una formación rigurosa en las bases científicas de la computación, un área actualmente muy promisoria tanto a nivel nacional como internacional que requiere de muchos profesionales, y que sigue siendo muy novedosa y desafiante”. En este sentido, destacó que los alumnos de la Escuela de Verano tienen la oportunidad de aprender de la disciplina de la Computación “ya no desde la perspectiva del usuario, sino desde la de un profesional. Además, el vivir esta experiencia es un acercamiento que tienen a la vida universitaria”, señaló.

 

En la ocasión, el director del DCC, Nelson Baloian, felicitó a todos los estudiantes “por aceptar el desafío de venir en verano, durante sus vacaciones, tomar este curso y concluirlo exitosamente”. Igual reconocimiento recibieron de parte del profesor Nelson Zamorano, director de la Escuela de Verano, quien también felicitó a los alumnos y muy especialmente a sus padres “por el apoyo que les brindan al permitirles realizar estos cursos”.

 

Finalmente, fueron distinguidos cada uno de los alumnos participantes de ambos cursos por la aprobación de los cursos y se reconoció especialmente a los estudiantes que obtuvieron los mejores promedios.

 

--
Comunicaciones DCC