Carito Guziolowki nos cuenta su vida desde Nantes-Francia

Image preview

Carito Guziolowki desde su escritorio en el laboratorio central de Nantes.


Compartir

 

Tras titularse de Ingeniera Civil en Computación Carito Guziolowki, nos cuenta desde Francia parte de su historia profesional desarrollada en investigación y docencia.

 

“Soy un maître de conférences, es un puesto donde enseño e investigo. Científicamente estoy asociada al Laboratoire des Sciences du Numérique de Nantes, cuyas tutelas son diversas universidades en Nantes y centros de investigación. En este lugar desarrollo programas para construir modelos de enfermedades para luego aplicarlos a comprender esos sistemas y proponer tratamientos apropiados. Una de las patologías en las que me intereso recientemente es el cáncer y a futuro me encantaría construir modelos del cerebro, principalmente enfocados en las neurociencias de la inteligencia emocional”, explica Carito Guziolowki, quien se tituló en 2005 del Departamento de Ciencias de la Computación (DCC).

 

Nuestra egresada, de nacionalidad peruana, hoy está casada y tiene dos hijos, trabaja actualmente en École Centrale, en Nantes Francia. Ingresó a la Universidad a través del Sistema Especial para personas con Estudios Medios en el Extranjero (SIEXT) y tras estudiar en el DCC, sabía que no quería trabajar en una empresa y que le gustaba la investigación, por lo que realizó pasantías, que la llevaron a formar su camino profesional. “Tras titularme trabajé en el grupo de investigación de Alejandro Maass, del Departamento de Ingeniería Matemáticas (DIM) de la Facultad, donde muchos eran investigadores franceses. Hice contacto con una investigadora de esa nacionalidad que estaba ligada a la bioinformática, realicé una pasantía, un Magíster en bioinformática, luego un Doctorado y Postdoctorado y no sé qué va a pasar en el futuro”, señala entre risas.

 

Respecto a la formación que le entregó el DCC, Carito resalta las clases de inteligencia artificial, dictadas por el profesor Claudio Gutiérrez. “Sus clases me fueron muy amenas, claras e interesantes; aprender reglas de programación lógica, donde la idea que la computadora resuelva el problema por uno fue realmente destacable”, señala y agrega: “Creo que la formación del DCC es muy sólida en el ámbito del desarrollo de software y para dirigir proyectos relacionados, lo que sin duda es muy importante”.

 

Para Carito la Computación es una disciplina que permite adaptarse en distintas áreas. “Esta carrera es bastante flexible hoy en día, debido a la interacción que existe con los computadores, los teléfonos celulares y la demanda es muy amplia ahora, por lo que es bastante seguro encontrar trabajo tras titularse”.

 

Desafíos y Mujeres en Computación

 

Dentro de los desafíos que deben enfrentar los ingenieros en Computación, destaca que en todo orden de cosas es muy importante el aspecto humano, “quiero destacar esto porque a medida que adquiero más responsabilidades y en mi constante interacción con jóvenes (a los que enseño o guío hacia un camino de investigación) veo que es importante y poco enseñado el tema de cómo comunicar. En la gran mayoría de las carreras hay mucha formación sobre el conocimiento y técnica, pero no hay formación de desarrollo personal. En el sistema francés de investigación, por ejemplo, trabajamos en equipos de investigación y es muy importante que la comunicación sea clara y constructiva, y con ese fin, aprender cómo manejar los conflictos, cómo integrar el punto de vista de todos (desde el más agresivo hasta el más tímido), cómo hacer que las personas se expresen de manera auténtica y precisa (sin rodeos ni redundancias) es esencial. Creo que es muy importante agregar en las formaciones técnicas y rigurosas, cursos de empatía y de comunicación positiva; que por haberlos seguido, a título personal, son igual de rigurosos, técnicos y no triviales, ya que requieren cuestionar creencias ancestrales y dejar aspectos del ego de lado. Entonces Por qué no hacer esto en universidades que forman ingenieros, en el campo de la Computación, ya que es una formación en la que se interactúa mucho con personas, por ejemplo con clientes, con superiores jerárquicos o subalternos, y los egresados deben ser capaces de hacer y recibir críticas, lo que sin duda será fundamental para el futuro de todo profesional”, comenta.

 

Por otro lado, Carito comenta el rol de las “mujeres en Computación”, donde señala que la cultura machista en América es muy fuerte a diferencia de lo que ella ve en Europa. “Biológicamente, y en el plan emocional, somos distintos, pero muchas mujeres nos creemos superhéroes para que nos resulten nuestros proyectos y esa visión e idea puede ser peligrosa en todo ámbito. Hay que tratar de motivar a las mujeres para que se formen profesionalmente, y al mismo tiempo y con la misma energía, hay que sensibilizar a los hombres para que tengan un rol importante en la familia con las ocupaciones del día a día y en una relación cercana con sus hijos. Es un mensaje principalmente para las mujeres ya que saber dar y pedir ayuda es muy importante. En mi humilde opinión, el tiempo que un profesional dedique a crear una relación de calidad con sus hijos lo cosecha en sus relaciones de trabajo”.

 

En cuanto a sus proyecciones, Carito nos cuenta que le gustaría trabajar con los niños, ya que encuentra que hay mucho potencial y bastante por hacer. También le gustaría tratar de sensibilizar el sistema actual. “Mi idea es tratar de crear instancias y servicios que tomen el tema de comunicación en el trabajo seriamente y llevarlo al plano de la investigación. En mi experiencia profesional, las mujeres somos mucho más comunicativas que los hombres. Y los hombres en muchos aspectos son mucho más concisos y claros que las mujeres. Ambos aspectos son muy importantes en el trabajo. Creo que si el número de mujeres fuera más elevado en la investigación en Ciencias de la Computación, habría una fuerza comunicativa más importante. La tendencia a comunicar que tenemos las mujeres, biológicamente, no es suficiente; pero se puede enriquecer con útiles técnicas del desarrollo personal para crear resultados prometedores. Hay hombres con excelentes calidades de comunicaciones también, y nuevamente, eso se aprende. Nuestro sistema de educación actual nos hace llegar a los 20 años un poco ignorantes en ese aspecto”, finaliza.

 

--
Comunicaciones DCC