Profesor Éric Tanter contribuye a formar el primer Programa de Doctorado en Computación en Ghana

Image preview

Profesor Éric Tanter junto a sus alumnos en Ghana.


Compartir

 

Durante dos meses, el profesor del DCC se convirtió en "académico sin frontera" y viajó hasta la Universidad de Cape Coast para dictar un curso y dar charlas de investigación.

 

El primer programa de Doctorado en Ciencias de la Computación de Ghana. Ese es el desafío que en  2011 asumió la ONG "Academics without Border" ("Académicos sin fronteras") y en el marco del cual el profesor del DCC Éric Tanter, viajó hasta el país africano para dictar durante seis semanas –en junio y julio pasado- el curso Programación y Lenguajes de Programación en la Universidad de Cape Coast.

 

El profesor Tanter explica que a nivel del Estado y de las agencias de acreditación en Ghana, se  está empezando a exigir a las universidades que tengan profesores con Doctorado. Y en el caso del Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad de Cape Coast todos tienen Magíster, salvo el Director del Departamento que tiene un Doctorado en Física. "Por este motivo, están tratando de crear un Programa porque en la práctica los que tienen la oportunidad de cursar un Doctorado lo hacen fuera del país y, en general, no vuelven ", señala el académico.

 

Si bien, en ese país existen doctorados en otras áreas como medicina, Computación es una disciplina que históricamente no ha sido muy desarrollada, pero que tiene demanda de alumnos: "No es una necesidad directa para el país hacer investigación en Computación, pero Ghana necesita ingenieros de calidad y eso requiere profesores de calidad. Y actualmente tiene un problema para tenerlos", afirma el académico.

 

Agrega que la intervención de "Academic without Border" aún está en una primera etapa de desarrollo en la que se están dictando cursos especializados. Para esto, cada año viajan 3 académicos-voluntarios, uno de ellos para realizar un curso de dos semanas en enero, y luego en junio y julio que es época de vacaciones de verano, otros dos voluntarios dictan un curso de seis semanas. Junto al profesor Tanter, Artur Lugmayr de la Universidad Tecnológica de Tampere, Finlandia, dictó clases en el área de Bases de Datos. "Los cursos sirven de puerta de entrada para el Programa. La mayoría de los alumnos tiene de supervisor un voluntario que vino a dar curso o alguien con cual el voluntario lo puso en contacto", explica el profesor Tanter.

 

El curso lo dictó a 40 alumnos, todos profesores de pregrado no sólo de la Universidad de Cape Coast, sino también de otras instituciones en Ghana. La tarea que llevó a cabo no estuvo exenta de dificultades relacionadas con la falta de infraestructura, especialmente en temas de conectividad, la falta de una cultura de investigación y también el nivel de contenidos que manejaban los alumnos: "Tienen un perfil más técnico, de tomar soluciones existentes y aplicarlas sin mucha metodología. Además, el sistema docente allá está basado en el aprendizaje de memoria, no de analítica y poder de abstracción de conocimiento", afirma el académico. Sin embargo, agrega que estas falencias eran altamente contrastables con la motivación de los alumnos y su "actitud por aprender". A la fecha el académico ya ha puesto algunos alumnos en contacto con investigadores extranjeros para que estudien la posibilidad de trabajar con ellos en su proyecto de Tesis.

 

Junto al curso de Lenguajes de Programación, el profesor Tanter también dictó charlas de investigación, "principalmente sobre consejos y guías de cómo elegir el tema de tesis o el supervisor. Lo que me sorprendió es que al inicio todos tenían una idea muy específica de lo que querían hacer, de un área donde querían contribuir, pero la mayoría sin ninguna conexión con la problemática de investigación. Ideas más cercanas a la ingeniería aplicada, que pueden ser importantes para la sociedad pero que no son problemas científicos y no requieren de un Doctorado para llevarlas a cabo" señala.

 

Este voluntariado en Ghana fue una experiencia que sin duda enriqueció su labor docente. Al momento de analizar los logros, el académico destaca si bien a los alumnos aún les queda un largo camino por recorrer en su formación como doctores, vio avances en este proceso. “Lograron entender los grandes conceptos del área de Lenguajes de Programación, cuales son las problemáticas y entender el primer paso para resolverlas”, dice el profesor Tanter y concluye señalando: “Donde espero que mi labor tenga más impacto, es que varios de mis alumnos son profesores de primer año de Computación y vieron otra forma de enseñar. Ojalá que esta experiencia haya contribuido a mejorar la calidad de sus clases”.

 

--

Comunicaciones DCC