Profesor Jérémy Barbay se sumó a Semana COP25 con charla sobre los límites del crecimiento

Image preview

El académico del DCC es autor de dos ensayos publicados como parte del proyecto educativo, "Universitas Nueva Civilización" liderada por Luis Razeto.

Image preview

"Por más de 200 años el crecimiento económico ha sido la principal solución a los problemas de la sociedad", dijo en su charla el profesor Barbay.

Image preview

Publicado en 1972, el reporte al Club de Roma advierte sobre los riesgos del crecimiento exponencial de la población y la producción industrial.


Compartir

El académico del DCC expuso sobre los fundamentos del reporte al Club de Roma, publicado en 1972, y sus posteriores actualizaciones en 2002, 2012 y 2017.

 

Una presentación titulada “Modelos Simples en un Mundo Complejo: el reporte al club de Roma `Los límites del crecimiento’, desde 1972 hasta hoy”, ofreció el profesor del DCC, Jérémy Barbay, en el marco de la Semana COP25: ingeniería y ciencias, organizada por la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM), para crear conciencia con respecto al cambio climático.

 

Al iniciar su charla, el académico manifestó que, si bien su área de investigación tiene que ver más con Diseño y Análisis de Algoritmos que con el cambio climático, “como ciudadano pretendo mantener cierto grado de activismo”. En esta línea, mencionó dos ensayos de su autoría: “Desafíos Enfrentados Por La Humanidad” (2017) y “El desafío de una sociedad más horizontal y menos desigual” (2018), publicados como parte del proyecto educativo, "Universitas Nueva Civilización" liderada por Luis Razeto.

 

A continuación, y provisto con materiales como maní, arroz, una bufanda y un tablero de ajedrez, el académico del DCC recreó parte de los ejemplos incluidos en el reporte, “Los límites del Crecimiento”, publicado en 1972 —y actualizado en 2002, 2012 y 2017— por investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), por encargo del llamado, Club de Roma, una organización no gubernamental fundada por un grupo de científicos y políticos europeos, en 1968.

 

“Por más de 200 años el crecimiento económico ha sido la principal solución a los problemas más importantes de la sociedad, pero ahora nos estamos dando cuenta de sus inconvenientes intrínsecos, dentro de los cuales está el hecho de que los recursos del planeta son finitos”, dijo el profesor Barbay.

 

“El mensaje del reporte al Club de Roma se mantiene vigente hasta hoy”, agregó. “Si la población, la industrialización, la contaminación, la producción de alimentos y el agotamiento de los recursos continúan expandiéndose en forma indiscriminada, los límites del crecimiento en un entorno finito  llegarán a su tope máximo y el resultado más probable será una disminución repentina e incontrolable de la población y de la capacidad industrial”, aseguró el académico del DCC.

 

Acerca de la metodología utilizada en la elaboración del estudio, que contempló el procesamiento de datos y la aplicación de modelos predictivos, Jérémy Barbay comentó que, a pesar de que la complejidad del mundo real dista mucho de la simpleza de modelos, como la máquina de Alan Turing o la interacción expresada en la Teoría de Juegos, “estos siempre son de gran ayuda para plantear tendencias que podrían llegar a ocurrir”.

 

Al profundizar sobre este punto, el académico del DCC explicó cómo los autores del informe encargado por el Club de Roma aplicaron un modelo de sistemas dinámicos en el cual el crecimiento exponencial está vinculado con varios ciclos de retroalimentación positiva o feedback loops, en que el crecimiento inicial de cualquiera de los elementos de un ecosistema provocará una secuencia de cambios cuyo resultado originará un crecimiento aún mayor en el elemento precursor de la cadena.

 

“La conclusión es que los fenómenos de crecimiento exponencial no pueden durar infinitamente”, apuntó el profesor Barbay, al enfatizar la necesidad de controlar el ritmo de crecimiento y el consumo de los recursos del planeta, tal como lo plantean corrientes como la Permacultura.

 

“La Permacultura postula el uso de feedback loops positivos para generar crecimiento exponencial en forma controlada hasta llegar a un equilibrio deseado. Esto significa que el mismo mecanismo que ha causado daño se puede utilizar también de manera positiva para generar recursos que permitan a la humanidad vivir en condiciones aptas en este planeta”, aclaró el académico.

 

“La civilización humana ha causado un daño a la diversidad ecológica del planeta y está al borde de un colapso en otros aspectos vitales de su supervivencia. Si los humanos no resuelven las crisis actuales, estarán condenados a un nivel de vida muy inferior al que tienen. Queda mucho por hacer. Por eso, si quieren reproducir lo que escucharon en esta charla hoy, no lo hagan con palabras: háganlo con sus acciones”, concluyó.

 

Para conocer más sobre el reporte al Club de Roma ingresa aquí