Eden Medina: “El Proyecto Synco ilustra cómo la geopolítica puede determinar que una tecnología pueda sobrevivir a pesar de sus méritos técnicos”

Image preview

Eden Medina


Compartir

 

En charla dictada en el DCC, la académica de la Universidad de Indiana se refirió al Proyecto Synco: iniciativa desarrollada durante el gobierno de Salvador Allende y que fue catalogada como uno de los proyectos políticos y cibernéticos más avanzados de la época.

 

“Proyecto Synco: computadores y revolución en la historia de Chile” se tituló la charla dictada por Eden Medina, académica de la Universidad de Indiana, en la cual presentó material de su libro “Revolucionarios cibernéticos: tecnología y política en el Chile de Allende” (que se publicará a fines de este año) referente al Proyecto Synco o Cybersyn, una red informática nacional construida en Chile entre 1971 y 1973 para promover el programa económico del Presidente Salvador Allende.

 

En la presentación, que se llevó a cabo el pasado 15 de junio en el Auditorio del Departamento de Ciencias de la Computación de la FCFM, la profesora Medina entregó antecedentes de este innovador proyecto, contando cómo se gestó, en qué consistió y destacando la transcendencia que tuvo para nuestro país.  Y si bien el Proyecto fue desarrollado, debido al golpe militar del 11 de septiembre de 1973, nunca pudo ser aplicado.

 

En este sentido, la charla de Eden Medina utilizó una historia tecnológica ocurrida en Chile para ampliar la comprensión histórica de los computadores, la cibernética y el cambio político, y explorar las dificultades de integrar los valores políticos en el diseño de sistemas informáticos.

 

Enfatizó sobre el contexto geopolítico en que se desarrolló Synco, afirmando que desde el punto de vista técnico, “el Proyecto pudo funcionar, pero desde una perspectiva histórica es imposible desarrollar una tecnología que tenga la capacidad de manejar una economía, cuando dicha economía es el blanco de la intervención extranjera. Y los méritos técnicos de un proyecto no importan si están vinculados a un proyecto político que en el contexto de la guerra fría no está permitido que sobreviva. El Proyecto Synco seguramente es un caso extremo, no obstante es un caso que ilustra cómo la geopolítica puede determinar que una tecnología pueda sobrevivir a pesar de sus méritos técnicos”. 

 

A su vez hizo referencia a las lecciones que nos dejó este Proyecto, destacando que es posible construir sistemas sofisticados con tecnologías que no sean las más avanzadas, y que el contexto social y político puede limitar nuestra imaginación técnica: “Las ideas de género y clase limitaron la manera en la que los actores históricos articularon una nueva forma de la modernidad.  Esta observación es importante porque nos incentiva a evaluar qué presunciones existen hoy en el diseño de tecnologías, y cómo estas presunciones pueden limitar nuestra propia imaginación social, política, y tecnológica”.

 

Agregó que “la ingeniería de los sistemas sociales puede ser más difícil y más importante que la ingeniería de los sistemas técnicos, y la mayoría de los desafíos más difíciles asociados con proyecto Synco no era desafíos técnicos, sino sociales.  El sistema de procesar datos no funciona si la gente no manda datos.  Además, el sistema no puede ser integrado en un proceso político si no existe la voluntad para hacerlo”.

 

Finalizando la charlista explicó que “participar en proyectos de alto riesgo, incluyendo proyectos que al final no resulten, es una experiencia muy valiosa. No quiero decir que el Proyecto Synco fue un fracaso, porque no es verdad.  En algunos aspectos fue exitoso, pero es verdad que al final el proyecto no resultó y que la experiencia de trabajar en él cambio la trayectoria profesional de mucho de los participantes. Y en el mundo tecnológico es importante arriesgar y los “fracasos” muchas veces puede ser la fuente de futuras ideas exitosas” concluyó.

 

--
Comunicaciones DCC