Estudiantes del DCC se reunieron en “hackeo para la humanidad”

Image preview

Image preview

Fotografías: Rodrigo Álvarez, periodista y fotógrafo voluntario de Digitales por Chile


Compartir

Profesionales y estudiantes de Computación y otras disciplinas se reunieron en la Facultad para “hackear” aplicaciones que contribuyan a resolver problemas globales.

 

Por primera vez en Chile se realizó el Random Hack of Kindness (RHoK), evento mundial sobre tecnología y, en particular, sobre cómo utilizarla para convertir al mundo en un mejor lugar, generando una comunidad de innovación. Esta primera versión se llevó a cabo el pasado 5 y 6 de junio en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) de nuestra Universidad, reuniendo a profesionales y estudiantes tanto de Computación como de otras disciplinas, quienes trabajaron en identificar desafíos críticos de carácter global, para luego desarrollar software para responder ante ellos.

 

El RHoK sucedió simultáneamente en varias ciudades del mundo: Washington DC, Estados Unidos; Sydney, Australia; Nairobi, Kenya; Londres, Inglaterra; Jakarta, Indonesia; Sao Paulo, Brasil y Santiago de Chile. En nuestro país fue coordinado por Digitales por Chile a través de la organización Chile Ayuda; congregó a 37 personas que se reunieron en el zócalo del Hall Sur de la Facultad y contó con la activa participación de estudiantes del DCC y el académico jornada parcial Agustín Villena, quien fue el Hackers Coaching Leader. Se trató de una “hackaton” que agrupó a algunos de los más brillantes hackers del mundo como voluntarios, para resolver problemas reales con el apoyo de los socios fundadores de RHoK: Google, Yahoo, Microsoft, NASA y el Banco Mundial.

 

Según cuenta Mario Saavedra, director de comunicaciones de Chile Ayuda y encargado de coordinar la participación de nuestro país en este evento global, “el objetivo fue ‘hackear’ aplicaciones open source ya desarrolladas para ayudar en momentos de crisis como los vividos con el huracán Katrina o los terremotos de Haití y Chile. La idea era trabajar en esas aplicaciones y mejorarlas, agregarles valor”.

 

El resultado, dice, fueron dos aplicaciones y el reconocimiento internacional para seguir participando en estas iniciativas de carácter global, demostrando que en Chile el nivel de profesionales digitales, hacker o ingenieros es muy alto y totalmente competitivo.

 

Mario Saavedra destaca que junto a las aplicaciones, la real importancia de este evento radica en que “se desarrollan herramientas que pagadas serían muy costosas, además de ser de plataforma abierta por lo que están disponibles para quien las necesite. El desarrollo no es al azar; las herramientas están diseñadas para aplicaciones efectivamente necesarias en casos de crisis, con estudio previo realizado por profesionales expertos alrededor del mundo”.

 

En tanto, el estudiante y presidente del Centro de Alumnos del DCC (CADCC), Sebastián Gamboa, cuenta que el CADCC lleva varios meses en contacto con Digitales por Chile con el fin de apoyar sus iniciativas desde la Universidad. Además enfatiza que tras este evento, la idea es armar un movimiento de “solidaridad digital”. “Digitales por Chile está en proceso de convertirse en una ONG donde uno de sus fines sería canalizar las necesidades tecnológico-digitales de otras organizaciones sociales.  Y el DCC entraría como un posible ‘proveedor de servicios’, al convertir necesidades reales en proyectos de cursos o investigación”, dice Gamboa.

 

Adelanta que están organizando un nuevo encuentro para agosto. Se trata de un Crisis Camp, evento que ya se realizó en la FCFM tras el terremoto del 27 de febrero y que, a diferencia del RhoK, también participan organizaciones que tengan necesidades reales en que la tecnología pueda contribuir a resolverlas, a las que el equipo de voluntarios se aboca todo un día para darles solución.

 

Más información sobre Random Hack of Kindness y Chile Ayuda

--
Comunicaciones DCC
35 años desarrollando la computación en Chile