Profesor Éric Tanter es “académico sin frontera”

Image preview

Profesor Éric Tanter.


Compartir

 

El académico viajará a Ghana para contribuir activamente en la formación del primer programa de Doctorado en Computación de ese país.

 

En un verdadero “académico sin frontera” se convirtió el profesor del DCC Éric Tanter, quien durante junio y julio realizará una estadía en la Universidad de Cape Coast, en Ghana, para participar en el establecimiento del primer programa de Doctorado en Computación de ese país.

 

Se trata de una iniciativa llevada a cabo por la organización canadiense Academics without Borders ("Academicos sin fronteras"), que persigue lograr este objetivo. En ese país, el profesor Tanter dictará los cursos de Programación y de Lenguajes de Programación. También organizará seminarios de investigación para ayudar a establecer y mantener una cultura de investigación en el departamento que lo recibe. Sus alumnos serán profesores de pregrado de distintas universidades de Ghana, que tienen grado de magíster, “y también alumnos recién graduados de programas de magíster que quieren anticipar la creación del Doctorado y adelantar créditos”, dice el académico.

 

Explica que al no existir en Ghana una universidad que ofrezca el programa de Doctorado en Computación, los estudiantes que quieren seguir profundizando sus conocimientos en esta disciplina deben salir del país, lo que hace que muchos de ellos no vuelvan. “Revertir esa situación es imprescindible para un país que quiere desarrollarse: necesita ser capaz de captar a sus propios "cerebros" para impulsar nuevos desarrollos y mejorar la calidad de la enseñanza local. Tal como lo ha hecho Chile, con éxito, en estos últimos 20 a 30 años”, afirma el académico.

 

Agrega que su interés por involucrarse en una iniciativa de este tipo viene desde mucho antes que se presentara esta oportunidad: “Vengo de una familia de gente que está esencialmente al servicio de los demás: educadores, trabajadores sociales, sicólogos, enfermeras. Y desde que decidí dedicarme a la ciencia/ingeniería, siempre tuve esa frustración de no poder hacer mucho más a un nivel más "humanitario". Este llamado a ser voluntario fue para mí la oportunidad de reconciliar en cierta manera mi carrera científica con ese anhelo de contribuir a proyectos que transcienden mis intereses propios”.

 

Espera que su estadía en la Universidad de Cape Coast sea un aporte para lograr los objetivos del  proyecto, “entregando conocimiento y motivando a otros a que se dediquen a la academia de calidad, en pos de ayudar a su país”, concluyó el académico.

 

--

Comunicaciones DCC