FCFM triunfa en competencia de programación de la ACM

Image preview

De izquierda a derecha: el académico Jorge Pérez, Alonso y los Strawberries y Federico Meza (foto:@gonzaloAfa).

Image preview

Equipo: "Los recolectores de basura" (foto:@gonzaloAfa).

Image preview

Equipo: "No le den mas vino a @perez" (foto:@gonzaloAfa).


Compartir

 

Estudiantes de la FCFM tuvieron destacada participación en la competencia nacional universitaria más importante en Computación, posicionando a la U. de Chile como líder nacional de este evento.

 

Por tercer año consecutivo estudiantes de la FCFM obtuvieron el primer lugar en la final nacional de la ACM International Collegiate Programming Contest (ACM ICPC 2013), campeonato de programación realizado el 9 de noviembre en la Universidad Católica de Temuco, en el marco de las Jornadas Chilenas de Computación. Los ganadores, además, lograron clasificar a la final internacional del torneo que se realizará en Ekaterinburg, Rusia, en junio de 2014.

 

De un total de 37 equipos pertenecientes a universidades de todo el país, de la FCFM participaron tres equipos, que ocuparon el primer, segundo y cuarto lugar de la competencia. Los campeones, fueron  “Alonso y Los Strawberries”, conformado por los alumnos del Departamento de Ciencias de la Computación (DCC), Rodrigo Alonso y Francisco Montoto, y por el estudiante del Departamento de Ingeniería Matemática (DIM), Christian von Borries, quien también integró el equipo ganador de 2012 que este año representó a Chile en la final mundial. El segundo lugar fue para “Los recolectores de basura”, integrado por Carlos Alvarado (DCC), Ronie Salgado (DCC) y Cristóbal Miranda (Plan Común); mientras que en el cuarto lugar se ubicó el equipo “No le den más vino a @perez”, conformado por Felipe Contreras (DIM), Rodolfo Gutiérrez (DIM) y Nicolás Lehman (DCC).

 

La ACM International Collegiate Programming Contest (ACM ICPC) es una competencia anual de programación organizada por la Association for Computing Machinery (ACM), donde los estudiantes agrupados en equipos de tres integrantes deben resolver diez problemas en un rango de cinco horas, siendo vencedor el que resuelve la mayor cantidad de problemas. Previo a la gran final mundial se realizan campeonatos regionales, que funcionan como clasificatorias para el mundial. En el caso de Chile, la final se realiza a nivel latinoamericano, en forma simultánea con países como Argentina, Perú y Brasil entre otros.

 

"A nivel de pregrado es la competencia mundial más importante de programación y de computación, las más antigua y de más prestigio", afirma el académico del DCC, Jorge Pérez, quien es el entrenador de los equipos.

 

Los primeros en Chile

 

Previo a la competencia, los alumnos se preparan en el curso Taller de Programación que dicta el DCC, donde se forman los equipos que son entrenados desde marzo hasta noviembre, fecha en la que se realiza la competencia. 

 

Durante la final nacional, Alonso y los Strawberries, resolvieron tres problemas en las cinco horas. Según cuenta Rodrigo Alonso, se trata de problemas de grafos, programación dinámica y geometría entre otros, para lo cual deben elegir entre los lenguajes de programación Java, C y C++.

 

Para resolver los problemas, deben poner a prueba sus habilidades de trabajo en equipo: "Hay que sentarse, pensar un rato y discutir, porque no hay un orden para resolver los problemas. Lo más difícil es saber priorizar", dice Christian von Borries. "También hay que conocer las habilidades de cada uno y programar rápido. Y eso es pura práctica", complementa Rodrigo Alonso.

 

Los alumnos destacan la preparación que les brinda el Taller, donde además de aprender teoría tienen la instancia para practicar: "Eso marca una diferencia. Lo importante es entrenar, porque para esto uno se debe preparar como en cualquier deporte ", afirma Christian von Borries y agrega: "Lo pasamos muy bien en el Taller, resolviendo problemas que son desafiantes".

 

Una preparación que lejos de quedarse en la competencia, les aporta también en su formación como ingenieros: "Por un lado está el trabajo y la confianza en el equipo. Por otro, está el aprendizaje de algoritmos, porque hay muchas cosas que se ven en forma teórica y uno tiene la noción de cómo funciona, y hay muchos algoritmos que uno no implementa hasta que trabaja", dice Rodrigo Alonso.

 

Sin embargo, pese a los buenos resultados obtenidos por la FCFM, el profesor Jorge Pérez afirma que aún hay mucho trabajo por hacer para destacar a nivel regional: “Nos hemos concentrado en ser primeros en Chile, pero si queremos pasar a ser los mejores en Latinoamérica, tenemos que hacer un trabajo diferente”, afirma.  A juicio del académico, si bien por segundo año se logró la clasificación al mundial gracias al cupo de repechaje, pensar en la clasificación directa “son palabras mayores”, ya que según expresa, “se necesitaría mucho más trabajo no sólo de los alumnos y del cuerpo docente, definitivamente necesitaríamos un esfuerzo a nivel nacional”.

 

--

Comunicaciones DCC