Profesor José A. Pino recibe distinción Latinoamericana por su trayectoria en Ciencia de la Computación

Image preview

De izquierda a derecha: Rodrigo Santos, presidente saliente de CLEI, profesor José A. Pino, y Gabriela Marín, presidente entrante de CLEI.


Compartir

El académico, recibió el “Galardón al Merito Latinoamericano en Informática” por sus contribuciones al área y a la divulgación de la disciplina en Latinoamérica.

 

Como un estímulo para continuar con la destacada labor que hasta ahora ha desempeñado, el profesor del DCC José A. Pino recibió el “Galardón al Merito Latinoamericano en Informática”, distinción que tiene por objetivo reconocer a académicos y/o profesionales que han tenido un papel decisivo en el desarrollo de la disciplina en la Región.

 

El reconocimiento, que se entrega desde 2006, lo recibió en el marco de la XXXVIII Conferencia Latinoamericana en Informática que anualmente organiza el Centro Latinoamericano de Estudios en Informática (CLEI) y que este año se llevó a cabo del 1 al 5 de octubre en Medellín, Colombia.

 

“Fue muy emocionante, porque nunca pensé que iba a recibir un premio de esta naturaleza. Siempre creí que había que dárselo a alguien más, trabajar por la comunidad latinoamericana y, por lo tanto, más que buscar estos honores lo que buscaba era efectivamente que pasaran cosas”, comentó el profesor Pino tras recibir este galardón.

 

El académico destaca el estímulo que significa recibir un reconocimiento de este tipo: “Me dan muchas ganas de seguir en lo que he estado. Pero esto también involucra a colegas y alumnos, porque son actividades que he desarrollado con muchas otras personas que permanecen anónimas”.

 

Vocación académica

 

Profesor Titular, investigador y fundador del DCC, el profesor cuenta que cuando cursaba el último año de ingeniería en nuestra Facultad, trabajaba media jornada en una empresa, sin saber aún que optaría por la carrera académica. Eso, hasta que recibió la invitación para cursar un Magíster en Estados Unidos, lo que más tarde lo llevó a optar por este camino.

 

Desde entonces, desempeña su labor académica con gran dedicación y no duda en definir a los estudiantes del DCC como “alumnos excepcionales, excelentes a nivel nacional. Son como un diamante que hay que pulir, dejar que salga su brillo. Y ese es nuestro desafío, hacer que brillen”.

 

Y al reconocimiento recibido de parte del CLEI, se suma a que este semestre sumó otro hito en su carrera, cuando en agosto pasado graduó a su alumno número cien, Jacob Gutiérrez, Magíster en Tecnologías de la Información. Porque contando a todos los alumnos, memoristas y tesistas, que ha guiado, Jacob fue el número cien. Más aún el profesor cuenta que también dirigió la Memoria de Ronald Corovic, el primer Ingeniero Civil en Computación del DCC.

 

Actualmente, dicta los cursos de Computación I, Computación para el Trabajo Grupal, Introducción al Trabajo de Título y Trabajo de Título. También continúa con la labor de guía de memorias de pregrado y tesis de Magíster y Doctorado, donde enfatiza que lo esencial en esta labor es que el estudiante realice exitosamente “un desarrollo interesante que cierre o complete su formación profesional en el caso de los ingenieros, y en el caso de los posgrados, que sean capaces de desarrollar un proyecto innovativo. Y siempre el trabajo es conjunto y en un sentido de ir progresando paso a paso”.

 

Y así también lo perciben sus estudiantes. Valeria Herskovic, quien hoy es académica de la Universidad Católica trabajó con él durante su Doctorado en el DCC, y no duda en definirlo como “una persona muy abierta a discutir ideas, entusiasta por la investigación y también optimista”. Por otro lado, Roberto Vargas y Paola Véliz, ambos ingenieros Civil en Computación que este año egresaron bajo la guía del profesor, destacan el recibir una formación que va más allá de lo estrictamente técnico y que tiene que ver “con el concepto de ingeniería y su aplicación en problemas del mundo real y la integración de diferentes disciplinas”, dice Vargas, mientras que Paola Véliz afirma que el profesor “siempre se daba tiempo para guiarme con respecto a la profesión que escogí y sobre qué caminos tomar”.

 

En cuanto al trabajo de investigación, actualmente José A. Pino está enfocado en Sistemas Colaborativos, Interacción Humano-Computador e Informática Educativa. En esta tarea reconoce los lazos cultivados con otros académicos del DCC, en especial con los profesores Sergio Ochoa y Nelson Baloian con quienes conforma el grupo CARL (Collaborative Applications Research Laboratory). De hecho, Nelson Baloian no duda en destacar “la sistematicidad y perseverancia” del profesor. “Creo que eso ha contribuido en gran parte a generar una trayectoria de investigación de gran éxito y repercusión”, dice.

 

Finalmente, el profesor José A. Pino entrega su visión del DCC, afirmando que hoy lo ve como un Departamento “tremendamente sólido. Eso no significa que no haya objetivos que cumplir, por supuesto que hay metas más ambiciosas como ser el referente latinoamericano en Ciencias de la Computación, y eso tenemos que lograrlo con más masa crítica, con más investigadores, más productividad científica y con que los egresados de nuestros programas académicos tengan un impacto fuerte en la Región”.  

 

Enfatiza que la Ciencia de la Computación sigue siendo un área tremendamente atractiva, “de mucha creación e innovación” y hace un llamado a nuestros estudiantes, señalado que “esta área está esperándolos para que hagan su aporte de creatividad al país y en general a la sociedad. Y hay que hacerlo con ese entusiasmo que tienen los jóvenes que derriban ideas preconcebidas y les gusta cambiar las cosas”, concluyó.

 

--

Comunicaciones DCC