Egresados del DCC revelan detalles de su historia como “Hackers del NO”

Image preview

De izq. a derecha: Marco Zúñiga y Ricardo Muñoz.

Image preview


Compartir

Marco Zúñiga (MAZ) y Ricardo Muñoz (REM) se reunieron en el DCC para compartir su experiencia de participar –siendo estudiantes del DCC aún- en el grupo de respaldo secreto de conteo de votos del Plebiscito del 5 de octubre de 1988.

 

Tras 24 años de ocurrido el Plebiscito del 5 de octubre de 1988 que dio como ganadora la opción NO, dos DCCianos, Marco Zúñiga (MAZ) y Ricardo Muñoz (REM), se reunieron para recordar una de las historias más desconocidas de este evento, su propia historia, en la que con tecnología trabajaron para garantizar la transparencia de los resultados de este proceso electoral.

 

En el encuentro “Los Hackers del NO”, que se realizó el pasado 3 de octubre en el auditorio del DCC, MAZ y REM quienes en ese entonces eran estudiantes de Ingeniería Civil en Computación, recordaron en detalle, y por primera vez en forma pública, su participación como miembros del grupo de respaldo del sistema de conteo paralelo de la votación, parte del Comando del NO, que dado el contexto histórico de esta votación, debió trabajar en el más absoluto secreto.  

 

Comenzando la charla, Marco Zúñiga destacó que si bien el objetivo era claro, “sacar una dictadura y recuperar la democracia, no sabíamos bien en qué nos estábamos involucrando, sólo teníamos claro que debíamos encargarnos de manera totalmente oculta de la parte técnica de este sistema paralelo”.

 

De hecho muy poca gente en el comando del NO sabían que trabajan en esto. Ubicados en un lugar que hasta hoy mantienen en secreto, esto “hackers” comentaron que uno de los desafíos que tenían como equipo era recolectar rápidamente la información, la que debían enviar a centros de acopio. Un problema que hoy podría resultar trivial pero que con la tecnología de la época resultaba mucho más difícil de resolver. “El objetivo era tener el recuento. Éramos una línea y teníamos que generar confianza”, contó Zúñiga. En este contexto explicó que el sistema se basaba en dos líneas N y O, “que eran dos maneras de enviar la información fuera vía fax, vía papeles, vía gente en bicicleta, etc. Y mientras en el comando central contaban con el sistema operativo UNIX, nosotros usábamos PCs comunes y corrientes con sistema DOS”.

 

Otro desafío que debieron resolver fue el envío de software. “Usábamos diskettes de 5 ¼  con capacidad de almacenamiento de 360 Kbs, los que se doblaban o rayaban fácilmente. Pero además, por la cantidad de información que se debía guardar en ese disco uno de los grandes problemas fue el de las bases de datos”, explicó Ricardo Muñoz.

 

A su vez enfatizaron que mientras el proceso de votación sucedía ellos no tenían tiempo de pensar en lo que pasaba a su alrededor, sólo debían contar resultados, procesar archivos y guardar respaldos de la información. “Nuestros trabajo era enviar, enviar y enviar datos a la “piscina” que era el lugar donde iban a parar nuestros resultados”, cuenta  Ricardo Muñoz y agrega que “cuando Alberto Cardemil (subsecretario del Interior de entonces) dio los primero resultados, esto le daba mucho más importancia al trabajo que hacíamos porque teníamos números distintos y sólo nos quedaba esperar si los nuestros eran válidos, porque si los resultados nuestros eran errados la historia claramente hubiese sido distinta”, señaló al tiempo que confirmó que en el recuento final sus números coincidieron con el resultado definitivo de la votación.

 

Para los charlistas esta experiencia que sin duda marco sus vidas, reflejó además que el trabajo realizado se tradujo en importante aporte para la historia y la sociedad chilena. “La gracia o desgracia que tiene un sistema de recuento es que si no funciona cuando debe funcionar, entonces todo el trabajo no sirve de nada”, dice Ricardo Muñoz. En tanto, Marco Zúñiga agrega que “lo destacable de todo esto es el impacto que se puede lograr. Hay proyectos en la vida que uno tiene que enfrentar profesionalmente, donde el problema es resolver el problema”, concluyó. 

 

Galería de fotos charla “Los hackers del NO”

 

--

Comunicaciones DCC