Creatividad y tecnología marcaron la finalización de Taller de Proyecto del DCC

Image preview

módulo Mindstorms

Image preview

módulo Indesor

Image preview

módulo Swimovate


Compartir

 

Los módulos Mindstorms, Alice, Indesor, y Swimovate 2012, divididos en secciones y dictados por académicos del Departamento de Ciencias de la Computación (DCC) concluyeron con la presentación final de trabajos innovadores que presentaron los alumnos de la Escuela de Ingeniería.

 

Como cada año, los académicos del DCC Johan Fabry y Jérémy Barbay dictaron en otoño los módulos de Mindstorms y Alice, sumando este año los módulos Indesor y Swimovate, para estudiantes de Plan Común de la Escuela de Ingeniería, con el fin de acercar a los estudiantes a la disciplina de la Computación.

 

Construcción y programación  en el DCC

 

Robots que identifican cartas en memorice, que funcionan como un radar, dibujante, brazo mecánico, lector de números y ordenan-piezas fueron algunos de los diversos proyectos que presentaron los estudiantes en la finalización del módulo “Mindstorms”, guiado por el académico del DCC Johan Fabry, el cual busca que los alumnos a través de la programación y confección de robots legos aprendan a desarrollar proyectos con diversas complejidades.

 

Los alumnos de este módulo tuvieron que elegir, diseñar planes de trabajo, hacer presentaciones (orales y escritas) y realizar demostraciones concretas. “El curso este año tuvo ochenta alumnos, el doble del año pasado, lo que refleja el interés de los estudiantes por el trabajo que se realiza en Ciencia de la Computación”, destacó el profesor Fabry.

 

En el transcurso del módulo, los alumnos publican los avances de sus trabajos y los objetivos de estos en el sitio web wiki del DCC, el cual forma parte importante para las evaluaciones, ver la capacidad y habilidad de los estudiantes para programar y dar funcionalidad a los robots. “Esto se realiza para que los alumnos demuestren lo aprendido en el transcurso del taller”, comentó Fabry.

 

El curso logró que los estudiantes pasen por desafíos mecánicos y de programación para que sus diseños tengan movilidad y tomen decisiones por sí solos. “Los estudiantes debieron construir y programar un robot, destacando la funcionalidad de estos, para lo cual fueron guiados y orientados en cómo hacerlo”, explicó el profesor Fabry.

 

Para el académico del DCC el hecho de trabajar con robots Legos no es al azar, dado que el modelo utilizado está  diseñado para ser usado en colegios y universidades con fines académicos, debido a que tienen sensores y piezas especiales para armar robots mecánicamente complejos. “La ventaja que tiene Lego es que resulta muy fácil para hacer construcciones. Eso permite a los estudiantes mayor flexibilidad en términos de adaptar su diseño”, señaló Johan Fabry.

 

Programación con animación 3D

 

El módulo “Alice”,  que contó este año con once alumnos fue creado en marzo de 2010 por los académicos del DCC Jérémy Barbay y José Miguel Piquer. “La creación de “Alice” se realizó para innovar en la enseñanza de la programación en una forma sencilla y entretenida”, destacó el profesor Jérémy Barbay.

 

En el módulo “Alice” los grupos debieron realizar cinco animaciones pedagógicas de complejidad creciente, con lo cual "el objetivo era que aprendieran a trabajar en equipo, realizaran técnicas de manejo de tiempo, y obtuvieran nociones de pedagogía y psicología”, explicó el académico del DCC Barbay.

 

A los alumnos en el curso “se les impartieron charlas sobre la instalación y uso del software libre "Alice", descargable desde la página www.alice.org , se les dio acceso a una cuenta en el sitio wiki del DCC y se les brindó todo el apoyo académico necesario para desarrollar sus proyectos”, comentó el académico.

 

Búsqueda ordenada, paradox temporal de bootstrapping y ordenamiento fueron los proyectos 3D finales que presentaron los alumnos del módulo, los cuales debían tener una duración no mayor a quince minutos. “Estos proyectos debían ser explicativos, con el objetivo de que los estudiantes demostraran en un concepto simple lo aprendido”, explicó Barbay.

 

Al finalizar el curso, los estudiantes además cuentan con nociones de pedagogía, de teoría del aprendizaje, de técnicas de trabajo en grupo, de plan de desarrollo de un proyecto en tiempo limitado y de técnicas de interacción con usuarios, “con lo cual se sienten orgullosos de haber desarrollado material pedagógico libre que se puede usar en cursos de universidad, liceos, colegios o en su casa”, destacó Barbay.

 

El DCC, motivación por enseñar

 

El módulo “Indesor”, que nació como variante por el éxito del módulo Alice contó con once alumnos y “tenía como objetivo enseñar a los estudiantes técnicas útiles para trabajar en grupo, en un tiempo limitado. “Los alumnos además de trabajar en grupo realizaron videos pedagógicos, utilizando animación 3D “Alice” para el Instituto de la Sordera “Indesor”, lo que fue muy significativo, ya sea para enseñar y aprender”, destacó el académico del DCC Jérémy Barbay.

 

Cada grupo del taller desarrolló cinco proyectos de docencia para alumnos sordos y/o mudos, enseñando técnicas de trabajo, de comunicación no verbal en medios modernos y de programación básica, todo a través de la enseñanza del uso de la herramienta de comunicación básico y lúdico, y de la realización de animaciones 3D básicas.

 

En el último trabajo, los alumnos debieron  presentar temas que fueron solicitados por el Instituto dentro de los cuales estaban: sistema solar, sistema respiratorio y digestivo, historia del átomo y leyendas chilenas, entre otros. “Los temas que fueron propuestos por el Instituto eran libres, pero debían tener como objetivo central ser educativos”, explicó Barbay.

 

Cabe destacar que el académico del DCC Jérémy Barbay colabora pedagógicamente con el Instituto de la Sordera, por lo cual realizar el módulo “Indesor” significó un gran aporte para los estudiantes del instituto y del curso.

 

Acercando el deporte a la computación

 

Finalmente para implementar la tecnología en el deporte, el académico del DCC Jérémy Barbay dictó el módulo, “Swimovate”, el cual busca desarrollar un sitio web dinámico para los estudiantes de la Facultad que practican natación. “Este curso se realiza con la intención de que los alumnos suban datos de rendimiento producidos por relojes Swimovate utilizados por los nadadores, con el fin de estudiarlos y compararlos”, explicó el académico.

 

Dentro de los objetivos del curso, que contaba con 18 alumnos, está ser parte de un equipo interdisciplinario de trabajo, formado nadadores y alumnos del taller, que permita implementar mejoras en los entrenamientos y competencias de la Rama de Natación de Ingeniería de la FCFM, y además desarrollar un sitio web dinámico, donde se trabaje en grupos en proyectos planificados.

 

En este contexto, los alumnos del taller realizaron dos proyectos, el primero consistió en mejorar la apariencia del sitio web, mientras que el segundo fue agregarle funcionalidad. “Cada grupo se comunicó con dos nadadores, quienes entregaron datos de relojes de natación y comentarios sobre el sitio desarrollado por el grupo.

 

En tanto el trabajo final consistió en lograr que los nadadores en el sitio web puedan subir sus datos de rendimiento en la piscina, con el fin de visualizar estadísticas de su desempeño en el deporte.

 

A su vez con este taller los alumnos de los semestres siguientes podrán agregar funciones al sitio web, que sumados lograrán interacción con clientes y recibirán un mejor feedback sobre su rendimiento deportivo. “Para los alumnos de natación este curso resultó ser útil, debido a que pudieron publicar sus rendimientos en diversas redes sociales como Facebook, Google+ y Twitter, lo que dio un mayor desarrollo del taller”, concluyó el académico Jérémy Barbay, quien este  semestre realizará un taller de programación Android.

 

--

Comunicaciones DCC