Francisco Gutiérrez asistió a la Entrega del Premio Turing 2017

Image preview

Estudiantes patrocinados a participar en la 50 ª acm a. M. Premio Turing.

Image preview

Busto Alan Turing 2017.


Compartir

 

El recién graduado del Doctorado en Ciencias mención Computación del DCC, Francisco Gutiérrez asistió a la entrega del ACM A. M. Turing Award, considerado el Nobel de Computación de este año, ceremonia realizada en Estados Unidos.

 

“Fue una experiencia enriquecedora. Fue muy grato el poder escuchar charlas de los ‘próceres’ de la computación y de científicos de primera línea, y luego poder interactuar más cercanamente con algunos de ellos. Además de formar parte de discusiones sobre qué estamos haciendo actualmente como disciplina y hacia dónde queremos ir”, destacó Francisco Gutiérrez, uno de los 100 estudiantes, único chileno y uno de los pocos latinoamericanos, invitado por la ACM a asistir a la cerebración de los 50 años del Premio Turing, realizada el 23 y 24 de junio en San Francisco, Estados Unidos.

 

La ceremonia de entrega del Premio Turing de este año, según señaló Francisco, contó con diversos paneles sobre los avances más recientes en computación como ciencia y cuáles son los desafíos técnicos y no-técnicos que se deben enfrentar. “En lo técnico, se abordaron las implicancias del acelerado avance en el desarrollo de hardware y cómo esto se relaciona con la Ley de Moore. Otro panel estuvo dedicado a examinar las implicancias de investigar y hacer ingeniería con computación cuántica, deep learning y realidad aumentada. También se exploraron los desafíos éticos que existen respecto a criptografía, privacidad y seguridad. En un tono menos técnico, se conversó sobre los desafíos de cómo ‘rescatar nuestro presente’ para el futuro, como lo han ido haciendo las grandes bibliotecas y archivos generales de los países. Otro tema de interés fue dedicado a los desafíos que implica el tener que educar a las futuras generaciones, en una sociedad que será drásticamente distinta a la nuestra en unos 10-15 años más”, señaló.

 

Por otro lado Francisco destacó que como parte de las actividades que organizó la ACM para estudiantes, pudo estar en varias reuniones informales con Donald Knuth, Ivan Sutherland, Vint Cerf y Rob Tarjan en grupos pequeños con otros investigadores jóvenes. “También tuve la oportunidad de charlar brevemente con Tim-Berners Lee sobre su mirada acerca de cómo Internet y la WWW han revolucionado nuestras vidas, y cuáles considera él que son los desafíos principales a abordar en el futuro cercano respecto a Internet of Things, el paradigma Quantified Self y cómo se vuelve cada vez más necesario investigar las implicancias del rol ‘humano’ en el diseño de tecnologías y cómo éstas finalmente impactan en la vida de las personas”.

 

Cabe destacar que a través de este evento, el recién graduado logró afianzar redes de contacto, no sólo en el ámbito académico, sino también en la comunidad ACM SIGCHI (Special Interest Group on Computer-Human Interaction), que agrupa sus líneas principales de investigación. “En particular, mis planes concretos están orientados a insertarme de manera más activa en la comunidad internacional, participando en foros y grupos de discusión dedicados a mis temas principales de interés: factores humanos en el diseño y evaluación de sistemas computacionales y educación en computación, sobre todo en etapas tempranas. Todo esto me permitió valorar los distintos puntos de vista traídos a la discusión desde las diferentes disciplinas que componen la ciencia de la computación. Más concretamente, me dejó muy satisfecho el darme cuenta que buena parte de la investigación que realizamos en el DCC efectivamente está inserta en el estado del arte de la disciplina”, concluyó.

 

--

Comunicaciones DCC