Estudiantes del DCC destacan en Campeonato mundial de Programación ACM - ICPC 2018

Image preview

Equipo junto a Jorge Pérez (coach). (fotografía Mauricio Quezada)

Image preview

Equipo en Campeonato Mundial de programación ACM- ICPC. (fotografía Mauricio Quezada)

Image preview

Campeonato Mundial de programación ACM- ICPC. (fotografía Mauricio Quezada)


Compartir

 

 

Por quinta vez y representando a Chile, estudiantes de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) participaron en el Campeonato Mundial de programación ACM- ICPC 2018, donde realizaron una destacada participación.

 

El equipo compuesto por Matías Ramírez, Pablo Astudillo (ambos alumnos del DCC) y Javier Oliva (Plan Común), obtuvo una destacada participación en el Campeonato mundial de programación, que se realizó del 15 al 20 de abril en Beijing, China. “En 5 horas de competencia los estudiantes resolvieron cuatro problemas. Esto iguala la participación del año pasado, que son nuestras dos mejores participaciones hasta el momento, dejándonos en el puesto 56 empatados con todos los equipos que resolvieron cuatro problemas”, destacó Jorge Pérez, académico del Departamento de ciencias de la computación (DCC) y coach del equipo.

 

Para el académico del DCC, a nivel latinoamericano y considerando el tiempo utilizado para resolver los problemas, la Universidad de Chile quedó octava, detrás de dos equipos argentinos, cuatro brasileros y uno peruano, pero superando a los 11 equipos restantes, entre universidades de Cuba, Colombia y Venezuela, entre otros. “El campeón de Latinoamérica fue la Universidad de Sao Paulo con seis problemas resueltos. Nuestro equipo superó a la Universidad de Waterloo, que el año pasado fue la mejor de Norteamérica y que este año solo resolvió tres problemas. Los campeones en tanto fueron nuevamente rusos, con nueve problemas resueltos, seguido de la Universidad de Beijing”, señaló Jorge Pérez.

 

Cabe destacar que para llegar al Campeonato Mundial de programación, los estudiantes no sólo debieron ganar el torneo universitario a nivel nacional si no que además superar a diversos equipos de universidades a nivel regional de Argentina, Perú, Bolivia y Uruguay. “Nuestra preparación principal fue para la fase regional de la ICPC, para la cual entrenábamos de lunes a sábado. Luego, para la world finals, un miembro del equipo fue a un campamento brasileño a entrenar, y después hicimos varias competencias de años anteriores. También definimos una estrategia sobre cómo leer los problemas y preparamos un apunte que nos ayudara con los algoritmos más difíciles”, destacó Matías Ramírez.

 

Por su parte, Javier Oliva señaló que en la competencia debieron enfrentar diversas sensaciones, como el nerviosismo. “Creo que cualquiera se hubiese sentido así participando en una competencia a nivel mundial. Segundo, el nivel de las universidades liderando el ranking era muy alto y el scoreboard fue visible en todo momento. No era muy alentador ver que tenían siete problemas resueltos cuando nosotros teníamos solo tres. Tercero, la presión, ya que no podíamos hacerlo peor que en años anteriores, la idea siempre es mejorar el nivel del DCC progresivamente en esta competencia”, señaló.

 

Para finalizar, Pablo Astudillo destacó la participación en la competencia, señalando que para todos fue una gran experiencia. “Fue totalmente increíble lo que vivimos, conocer la ciudad de Beijing, su gente, cultura e idioma. También nos sorprendió ver la gran cantidad de personas de distintos países dedicada a la programación competitiva, tanto los participantes como los organizadores”, concluyó.

 

--
Comunicaciones DCC