En el DCC se realizó conmemoración a Aaron Swartz, emblema internacional del “hacktivismo”

Image preview

El Prof. Jérémy Barbay moderó el panel de discusión realizado en la conmemoración del nacimiento de Aaron Swartz.

Image preview

De izquierda a derecha: Marcel Augsburger, José Miguel Piquer, Nicolás Delgado, Claudio Gutiérrez, Manuel Olguín y Alejandro Hevia.


Compartir

Profesores y alumnos se reunieron para conocer más del pensamiento de este programador, y analizar las formas y costos de realizar  “hacktivismo”  en la universidad.

 

El 8 de noviembre de 1986 en la ciudad de Chicago, nació Aaron Swartz (1986-2013), un reconocido hacktivista de Internet, defensor de temas relativos a la protección de la privacidad, que entre otras actividades fue co-fundador de Creative Commons, Reddit y otros medios de impacto mundial.

 

Con motivo de un nuevo aniversario de su nacimiento, un grupo de alumnos y académicos de la FCFM realizaron una conmemoración, con el fin de repasar algunas de sus ideas y discutir sobre las distintas formas en la que se puede realizar “hacktivismo” en la Universidad.

 

De este modo, en el encuentro realizado el 8 de noviembre en el auditorio Ramón Picarte del DCC se exhibió la entrevista a Swartz titulada “We can change the world”, tras lo cual se realizó una mesa redonda conformada por Marcel Augsburger (egresado DCC), los alumnos Manuel Olguín y Nicolás Delgado, y los académicos Claudio Gutiérrez, Alejandro Hevia y José Miguel Piquer. Todos ellos contaron sus experiencias en distintas iniciativas y junto con los asistentes discutieron sobre la importancia de realizar “hacktivismo” en la universidad. El evento fue organizado por el académico del DCC, Jérémy Barbay, quien además moderó la discusión, la cual contó con preguntas del público -las que se enviaron incluso por Twitter- y que giraron en torno a proyectos e iniciativas más allá del ámbito universitario que generen un impacto social.

 

Marcel Augsburger, recordó su participación en 2011  en “La micro piensa”, en la que estudiantes de la FCFM subían a buses del transporte público para explicar a los pasajeros sobre el movimiento estudiantil. Explicó que esta actividad fue un impulso para involucrarse en otros temas: “Con un grupo de amigos fuimos a una reunión a la Fundación Ciudadano Inteligente y nos dimos cuenta que tenemos superpoderes, que los computines de verdad pueden hacer cosas, por lo que comenzamos a involucrarnos más en el movimiento estudiantil. La experiencia de haber participado, cambió profundamente mis aspiraciones”, contó Marcel quien trabajó 4 años en esta Fundación en lo que él definió como “haciendo cosas por la sociedad”.

 

Por su parte, el profesor José Miguel Piquer contó sobre su experiencia en el movimiento estudiantil siendo aún estudiante durante la década de los 80. El académico, se refirió a la  contradicción de muchos estudiantes quienes por temas de carga académica no se involucran en otras actividades. “Al final es una batalla entre lo que tienes que hacer y lo que quieres hacer, y ese es un balance difícil de hacer toda la vida”.

 

Por su parte, los alumnos Nicolás Delgado y Manuel Olguín contaron sobre su experiencia en el grupo Desarrollando para Chile, conformado por un grupo de estudiantes que a través de la creación de aplicaciones y plataformas web, entre otras, buscan generar un impacto positivo ya sea a nivel de la universidad o de alguna organización externa. Nicolás Delgado afirmó que falta aún fortalecer las labores de extensión: “Podemos hacer cosas pequeñas que ayuden a mucha gente”, afirmó el estudiante y puso como ejemplo el trabajo que han realizado en la plataforma Discusión Abierta, la que busca generar opinión e informar sobre la discusión de la reforma educacional en la Universidad de chile. En tanto, Manuel Olguín se refirió a su participación en el Projecto “OJO Fech”, “que es como un Waze para las marchas. Le dábamos el poder a cada una de las personas que asistían, de compartir información sobre disturbios o señalar dónde había carabineros y heridos, entre otras cosas”, explicó el estudiante.

 

En tanto, el profesor Claudio Gutiérrez destacó esta idea de Aaron Swartz de “hacer cosas mientras se es estudiante”. A través de una reflexión del libro “Ciencia, política y cientificismo” de Óscar Varsavsky se refirió a la idea de usar la ciencia para ayudar el cambio del sistema: “Esto es mucho más que un slogan, pero requiere un esfuerzo de adaptación muy grande por parte de los científicos. La misión del científico rebelde es estudiar con toda seriedad y usando todas las armas de la ciencia el problema del cambio social, poner la ciencia al servicio del cambio social. Éste es un muy buen resumen de la última etapa de Aaron Swartz”, señaló.

 

Finalmente, el profesor Alejandro Hevia, quien trabaja temas de criptografía, destacó los aportes realizados por Swartz especialmente la idea de usar el conocimiento para provocar una cambio: “Es un área que se manifestó en lo que se conoce como comunidad hacker, antes que la prensa le diera un sinónimo de criminal informático. La idea de esta comunidad  era la de alguien que usaba su conocimiento para aprender cómo funcionaba algo y cambiarlo”, afirmó el académico y agregó que hoy en la universidad es posible generar un cambio a través de la ciencia.

 

--
Comunicaciones DCC